“Resonancias”.

En el marco de las Noches preparatorias hacia el VII Congreso de la AMP a realizarse en Paris, el miércoles 7 de abril tuvo lugar el segundo encuentro de la serie denominada “Resonancias” – que surgió a fines del año pasado conjuntamente con las tardes del ICBA.

El mismo estuvo a cargo de Silvia Elena Tendlarz y de Damasia Amadeo de Freda.

Asistimos -con mucho entusiasmo- a una noche en la que tres egresados del ICBA nos transmitieron sus resonancias sobre tres textos del Scilicet: “Agalma” de Elisa Alvarenga, “Falso-semblante” de María de Rosário do Rêgo Barros y “Postizo” de Ana Lydia Santiago que fueron comentados respectivamente por Andrea Brunstein, Analía Trachter y Claudia Torrea.

Las participantes dieron cuenta de tres resonancias personales cercanas al concepto de semblante, produciendo textos singulares.
El texto “Agalma” hizo resonar en Andrea Brunstein un pasaje de la película “Bleu” de Kieslowsky (film apreciado por todos nosotros) en el que, a partir de la captura agalmatica que le causó el personaje femenino, se preguntó en su propio análisis el por qué de la misma, lo que la llevó a recuperar vía un sueño un significante suyo que se había enlazado a la protagonista. Bajo el trabajo de la  transferencia  ese significante perdió su consistencia de goce y -como consecuencia- dejó de estar atrapada en ese brillo. De esa forma al caer el valor del significante referido se desprendió la captura, el valor enigmático de la película con su adherencia al rasgo de la protagonista que la cautivaba.

El texto “Falso-semblante” remitió a Analía Trachter a un caso de su experiencia analítica en el que una mujer se presentaba como con un disfraz puesto a la fuerza, donde se transmitía el no poder terminar de encajar en un semblante religioso muy forzado. En el análisis quedó subrayado que el hacerse religiosa fue un intento fallido de regular un goce desbordado, por la vía de un falso-semblante. Este falso semblante cayó a través del análisis y fue reemplazado por otro más acorde a su discurso.

El texto “Postizo” hizo resonar en  Claudia Torrea una anécdota muy cómica que Silvia Tendlarz  llamó de la Psicopatología de la vida cotidiana, donde en una playa se encuentran los veraneantes de diferentes edades con un objeto confuso que concluyó siendo una prótesis mamaria. Esto permitió subrayar la cara de objeto y el lugar a ocupar por el postizo: cubrir una falta. En la conversación se destacó la relación entre el cuerpo y los postizos.

El público no tardo en intervenir y se abrió un debate ameno en el que nos interrogamos sobre la relación entre los tres conceptos.

Por ejemplo, fue problematizada  la particularidad del concepto falso-semblante, ya que no hay ni verdaderos ni falsos semblantes: hay semblantes. Por eso la pregunta que quedó abierta es: si hay falsos semblantes ¿cómo diferenciarlos del uso de los semblantes de cualquier mujer que se da a ver?

El postizo aparecía como un agregado que vela la castración, confrontándonos con los cuerpos en la actualidad en los que no sólo se modifica la imagen sino que -en ocasiones- se altera lo real del cuerpo dejando a menudo marcas irreversibles. También se hizo referencia a la multiplicación de objetos en el mercado científico y cultural que son  diseñados para el cuerpo y que revelan el intento fallido e incesante por paliar la falta de goce del sujeto.

El ejemplo de un análisis nos permitió resituar la función central que el agalma tiene en la relación transferencial, al precisar cómo permite  la reducción de un real a través del trabajo de los semblantes que se ofrecen al dispositivo analítico: es decir, hacer uso del  semblante como una herramienta psicoanalítica.

A través de esta conversación -en una mesa apasionante- nos confrontamos una vez más con que los conceptos encarnados crean una magnitud que por sí solos no tienen.

Con la proximidad del Congreso, se cerraron de esta forma las Noches Preparatorias deseándoles a todos los asistentes un muy buen viaje esperando reencontrarnos en París.

Leticia Varga


Publicités