1. La noción de sinthome tiene un valor privilegiado en relación al fin de un análisis, sin embargo, ¿no tiene ninguna incidencia en un análisis en pleno curso?

Tanto el saber arreglárselas y el identificarse al sinthome, son las operaciones del fin de análisis, sin embargo la experiencia analítica se inicia con la suposición de sentido en el síntoma, el trabajo de la interpretación consiste en vaciar el síntoma de sentido mediante el equívoco. Como afirma Lacan en el Seminario XXIV L’insu… el Otro es el sentido, el sinthome en tanto real es sin Otro. El análisis en pleno curso es la neurosis de transferencia, el despliegue del inconsciente transferencial, el síntoma tiene un carácter de mensaje, de cifrado, sin embargo el núcleo de goce del síntoma está en juego desde el inicio, como aquello irreductible que no anda, la asunción del sinthome implica pasar del disfuncionamiento a una manera de gozar singular, como respuesta, como savoir y faire ante la imposibilidad del universal del sexo.

2. ¿Desde la perspectiva del sinthome, qué destino se puede postular para los semblantes al término de un análisis?
Respecto del destino de los semblantes al final del análisis, podemos parafrasear a Lacan, prescindir de los semblantes a condición de servirse de ellos.

Entrevistó Adriana Testa

Resonancia de Silvia Salman

« El núcleo de goce del síntoma está en juego desde el inicio », coincido con M. Goldenberg

Reconocemos al sinthome, a partir de las transformaciones que han podido trazar en la experiencia del análisis otro borde entre el padecimiento y el funcionamiento.

Una reconfiguración deja atrás la incomodidad y da lugar a la satisfacción que se obtiene de él delimitando un nuevo uso de lo antiguo.

Algo nuevo se agrega al final que, si bien no forma parte de la serie de significantes que hubo que atravesar, está hecho de lo que resta de ella una vez que se han vaciado las identificaciones a los significantes del Otro. Es una escritura que surge en el lugar de ese vacío.

Diría que al final, ese será el significante que indique el semblante que concentra el punto de mayor intensidad de lo real.

Resonancia de Eduardo Benito

Si, como bien dice M. Goldenberg, la experiencia analítica se inicia con la suposición de sentido en el síntoma, ello es posible si se ubica al mismo en el campo del decir. Cosa a distinguir de su desciframiento. El tema cambia si se amplía el desde donde descifrarlo. Se lo puede hacer desde el Otro, en tanto -como nos recuerda Mario- “el Otro es el sentido”, pero también desde (ver Seminario 21) el inconsciente en tanto un saber en lo real, presubjetivo, anterior a dicho Otro. Cosa que abre a que, caído su semblante, tanto sea posible un desciframiento post-analitico del sinthoma como a que, con tal clave, se pueda operar interpretativamente muy antes del final de la experiencia.-

Boletin AMP-2010.

Publicités